Concluyó… pero la aventura apenas comienza

Concluyó… pero la aventura apenas comienza

Buscar la noticia, redactar, capturar el momento, proyectar una visión y comenzar de nuevo. Así fue como viví mi experiencia a lo largo de 3 días en el Taller Internacional de Periodismo, Fotografía y Diseño: ‘’Buscamos a la oveja negra’’, en el cual La máquina de ideas estuvo presente.

¿Qué puedo decir sobre lo que viví?

Para comenzar, no hubiera sido capaz sin la perfecta organización de Tribuna del Yaqui y su equipo organizacional, quién convocó y difundió la invitación hacia la comunidad Obregones y de lugares aledaños a participar.

Javier Juárez, Periodista y escritor Español, fue a quien agradecí enormemente las criticas y correcciones a cada uno de mis textos y de mis decisiones en estos días.

La experiencia de Javier en el mundo de los medios  fue sorprendentemente aceptada por mi mente y corazón, su sencillez al hablar de cualquier tema, la paciencia que mostraba al explicar y lo que más me motivo: su pasión.

El trabajar en equipo no es tarea fácil, lo que sí es fácil es el saber comunicarse, el distribuir correctamente las tareas y enfocarse cada quien en el objetivo que en conjunto se debe cumplir. Atribuyo a esto la audacia con la que mi equipo trabajó, dando como producto final del Taller a: ‘’El Testigo’’, el periódico creado y confeccionado con las habilidades y destrezas de cada uno de los integrantes.

Me pude percatar, que la vida periodística no es una simple profesión, ni siquiera hubiera podido imaginar la gran labor que reporteros, editores y periodistas realizan día a día para poder informar a la sociedad. Realmente, aplaudo y defiendo su gran ocupación.

A pesar del corto tiempo y lo vivido en estos 3 días me hizo recordar sobre lo mucho que me gusta escribir, y lo bueno que es tanto para el intelecto como para moldear el corazón.

Tribuna no solo encontró una oveja negra, encontró a todo el rebaño.

Por: Fernanda Rosas

Desde tu cielo.

Desde tu cielo.

Desde tu cielo.

Los sucesos que han acontecido en mi ciudad me han hecho remontar en la historia ‘’Desde mi cielo’’ (Alice Sebold), que si lo han leído, entenderán la desilusión de la injusticia.

Hoy no solo es una historia, un mito, una leyenda o una película de fantasía… Hoy es real, hoy es dolor, hoy es miedo e impotencia.

No tuve la dicha de conocerte Aracely, ni siquiera sabía de ti hasta el día de hoy, solo sé que has dejado huella entre los que te quieren y entre los que conocemos tu historia…

Hoy ya no estás, pero dejas mucho atrás… dejas tus sueños, ilusiones, alegrías y un sinfín de metas por lograr. Dejas lo que más anhelabas y a una familia deseosa por verte triunfar.

Mi corazón está de luto, por ti, por aquél del que nadie sabe nada después de meses, por aquél que dejaron de buscar, por aquél al que la vida le arrebataron por un ajuste de cuentas o por un celular, mi corazón está triste por quien ya no volvió, por quien a nadie le importó, también por aquél a quien sus alas arrebataron y dejó de volar.

Me inunda la tristeza el saber que se ha perdido la humanidad, se ha perdido la hermandad, se han perdido los valores y lo que es real… el amor al prójimo.

Vivimos dónde abundan los casos de injusticia en dónde el malo huye mientras el bueno muere luchando por sus derechos, luchando por su vida, en dónde no existen ni presuntos ni culpables.

Vivimos persiguiendo lo que cualquiera llega y nos arrebata.

Buscamos sobrevivir en un mundo de depredadores, lleno de inseguridad, antivalores, injusticia, muerte, violencia y robo.

Queremos salir sin ser perseguidos, queremos vivir y dar frutos, queremos mejorar las oportunidades, queremos ser mejores de lo que fuimos… pero no se nos permite.

Conozco la seguridad solo por el término escrito en el diccionario; ya que los que deberían de llevarla a cabo no la ponen en práctica.

Quiero salir de casa, hacer mis deberes y volver con vida, quiero dejar tranquilos a mis padres sabiendo que volveré y me recibirán con un abrazo, quiero despertar cada día y salir a cambiar mi mundo, ¿es mucho pedir?

Quiero que tú Aracely, desde tu cielo, observes que aquí a muchos les harás falta, que no habrá alguien que como tú brinde la alegría y felicidad de los que te rodeaban, que desde tu cielo, sientas la tranquilidad de que algún día volverás a ver a los que te aman, que aquí desde la tierra oraremos por ti, por quien como a ti se le arrebato su vida, sus sueños y esperanzas.

Desde tu cielo encontrarás la perfección, hallarás la vida eterna y el amor con el que tanto se te amó…

Que nadie nos obligue a hacer lo que no deseamos, que nadie mate sueños ni derrumbe felicidad, que nadie decida por la vida de alguien más, nadie tiene el derecho de decidir quién vive y quién no, ni de violentar contra alguien más.

Deseo que se te haga justicia Aracely, que no haya más víctimas que como tú, no pudieron contra la crueldad, que podamos andar por la calle con tranquilidad, que descanses, y descanses en paz, que no era tiempo de partir, pero en tu cielo Dios te espera con felicidad.

Por Fernanda Rosas.

Primer carta para mí.

Primer carta para mí.

Carta para mí.

Tal vez suene raro escribirse así mismo, pero quién mejor que tú para saber qué duele y qué sientes…

Es tarde ya, solo escucho las manecillas del reloj sonar… pasa el tiempo pero no cambia nada. Diciembre, frío peculiar y no muy alarmante.

Diciembre… mes en que comienzas a pensar en las promesas del próximo año, en todo aquello que no lograste en el año que está trascurriendo ni en los pasados, pero sigues pos-poniéndolo para los años venideros.

‘’Este año voy a mejorar en la escuela’’, ‘’este año llevaré una vida más saludable’’, ‘’este año ahorraré dinero’’, ‘’conseguiré trabajo’’, ‘’mejoraré la relación con mis padres’’, ‘’seré más amable’’, ‘’pensaré menos en mí y más en los otros’’ o al revés, ‘’pensaré más en mí y menos en los demás’’, ‘’este año seré un mejor hijo, amigo, esposo, etc’’, ‘’este año mejoraré en lo que me gusta hacer’’, ‘’este año conseguiré pareja, tendré más suerte en el amor’’… y de todo esto, ¿qué obtienes?

Hemos hecho de nuestra vida una ‘’alarma’’; llevamos posponiendo cosas importantes a cada 5 minutos, con el típico: ‘’al rato lo hago’’, ‘’mañana lo intento’’; y dejamos que el tiempo se apodere de lo que deseamos y también de nuestros sueños, objetivos, metas, o como le quieras poner. Dejamos lo importante ‘’al ahí se va’’, pero al final le echamos la culpa al ‘’destino’’. Claro, el culpable de nuestros errores, fracasos y PRETEXTOS.

Vamos por la vida poniendo pretextos absurdos a lo que no logramos ni hacemos, y ¿por qué? Por COBARDES o tal vez, por no creernos merecedores de BUENAS OPORTUNIDADES, oportunidades a las que nosotros mismos nos abriremos paso.

Es como cuando dices: ‘’el lunes empiezo la dieta’’, pero, ¿por qué el lunes si tu cerebro no sabe en qué día vives? Pasa lo mismo al querer empezar a hacer las cosas bien el próximo año. Eso no va, no nos engañemos. No sigamos poniéndoles pretextos a nuestras ganas de mejorar. Empieza HOY.

Se los dice alguien que desde el 2012 quiere llevar una vida mejor pero ha perdido el tiempo poniéndose barreras en el camino.

La mejor versión de tí está esperando por tí HOY, no mañana ni el 1 de enero del 2016 a las 12:00 am.

No hace falta el ‘’2016 sorpréndeme’’, ‘’Página 1 de 365’’… El año no va a cambiar si no cambiamos nuestra mentalidad.